miércoles, 23 de febrero de 2011

VERDADES CON EL TIEMPO. MEDITACIONES



VERDADES CON EL TIEMPO.

A menudo nos encontramos con el yo hice y ¿quién exclama yo di a cambio de nada?
Lo más sensato es decir la verdad, que alimentar sentimientos con reservas; pero lo que sucedes es que no siempre se tiene el valor de exponerlo cara a cara, y nos enfrascamos e buscar y  plantear justificaciones.

El intercambiar favores no es de la amistad ni de ningún sentimiento sincero, es tal vez desierta manera una acción de convivencia sin que medien lazos espirituales.

 La amistad verdadera no indica posesión, sino tan sólo la expresión mutua  de cooperación que nunca es dicha

Has el análisis de tu yo para que puedas emitir sobre los demás

Quien en su obrar, está la injuria, la maldad tarde o temprano caen sobre si las mismas que empleó

En el silencio hay muchas cosas guardadas

Quien de tanto decir una mentira se cree verdad.

Hay que ver siempre el espejo en que nos miramos.

Existe en la condición humana una gran verdad nadie es igual sino tan sólo parecidos.

Se hace necesario que miremos el  presente; pero entender que el futuro más próximo es hoy.

El mostrarse superior es una variante de la envidia.

A veces nos llega la ilusión de obtener algo; pero empleamos en ocasiones vías monstruosas para lograrlas.

La luz de los sentimientos nunca podará apagarse pese a los sacrificios, obstáculos a los que tengamos que enfrentarnos.


Muchos murmuran y hablan de ser sinceros ¿será verdad esta cualidad de la sinceridad?

La crueldad puede detestar; pero es más detestable quien la emplea.

La burla, la hipocresía, y otras tantas cualidades  tienen su camino; pero siempre encuentran la roca con la que deben tropezar.

Todos llevamos un disfraz, sólo que algunos son extravagantes y otros imperceptibles.

Hay quienes al hablar no levantan la mirada de la tierra, cualidad que denota cierto de rasgo de insinceridad.

No se puede imaginar un hecho, un sentimiento, una situación, un estado anímico, una situación quien no la ha vivido en carne propia.

La defensa de protegerse es derecho de todo, pero no culpar a otros por errores que se cometen.

Cuando hayas puesto sobre ti las verdades, entonces puedes hacerlas con los demás

No hay comentarios:

Publicar un comentario